SALUD Y BIENESTAR

¿Cómo es una sesión de ozonoterapia y para qué sirve?

A 07 de abril del 2024.- Amanda Vázquez se pone cómoda, estará por lo menos 30 minutos sentada hasta que la solución salina ozonizada, que pasa por su vena, se termine. Es parte de su tratamiento de ozonoterapia para disminuir los dolores que le produce la fibromialgia.

“Mucha sensibilidad a la luz, a los sonidos, a los sabores, digamos que todos los sentidos estaban muy agudizados, pero con este tratamiento los dolores, sobre todo, son los que se han visto muy mitigados“, señala Amanda.

La ozonoterapia es una terapia complementaria, consiste en aplicar ozono médico que, a decir de los especialistas, reduce la inflamación en el cuerpo y el dolor, también estimula al organismo para que actúe contra la oxidación celular.

Video: UNO TV

“Consiste en generar una oxidación a nivel del cuerpo controlada, con la finalidad de activar el sistema enzimático antioxidante y de esta manera poder bajar o disminuir los niveles de productos derivados del oxígeno, como son los radicales libres que son los responsables, pues generar muchas reacciones en el cuerpo desde reacciones fisiológicas, pero también reacciones dañinas”, explica Eduardo Martínez, especialista en el tratamiento del dolor.

El ozono médico se obtiene a partir del oxígeno puro que pasa a través de una descarga eléctrica para convertirse en ozono medicinal.

“El ozono se presenta de forma natural y se administra mediante un generador”, detalla Elizabeth Fierros Cruz, enfermera de la Fundación Mexicana para la Fibromialgia.

“El ozono es primo hermano del oxígeno y tenemos nuestro tanque de oxígeno del cual tenemos dos moléculas de oxígeno y mediante nuestro equipo, nuestro generador se crea la otra molécula que va directamente a nuestra solución, genera un pequeño burbujeo y se va a mantener así mientras pasa vía intravenosa al paciente”, abunda la enfermera.

Esta terapia complementaria ha dado buenos resultados para tratar artrosis, dolores crónicos, fatiga crónica y también para ayudar a cicatrizar heridas. Las dosis, número de sesiones, incluso la forma de aplicación deben de ser indicadas por los especialistas.

“El uso del ozono más que las sesiones se basan en la dosis de ozono que se va a utilizar, podemos dividir las dosis en: dosis bajas, medias o altas, dependiendo lo que queramos atacar y el número de sesiones va a depender también de la dosis total que utilizamos del ozono”, detalla Eduardo Martínez.

El ozono tiene diferentes vías de administración, bien aplicado, no produce efectos secundarios ni reacciones alérgicas, es importante señalar que el ozono inhalado puede ser tóxico.

“Si bien el ozono tiene propiedades muy buenas, su mal uso también puede ser contraproducente y puede generar daño a nuestros pacientes, un exceso de ozono, una intoxicación por ozono, puede generar complicaciones graves, entonces sí tiene que ser personal capacitado”, abunda el especialista en tratamiento del dolor.

Solo clínicas que cuenten con personal y equipo certificado por Cofepris pueden aplicar el tratamiento y es necesaria una valoración médica previa, para saber si se es o no candidato para esta terapia alternativa o complementaria, que no es recomendada a pacientes alérgicos a las habas o con problemas no controlados en la glándula tiroides.

Fuente: UNO TV

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba