DEPORTES

Denver Nuggets sobrevive a un Anthony Edwards feroz y empata la serie ante Minnesota Timberwolves

A 13 de mayo del 2024.- Denver demuestra que nunca hay que dar por muerto a un campeón. Luego de perder los primeros dos encuentros de su serie ante los Timberwolves, los Nuggets se recuperaron en Minneapolis y este domingo repitieron lo hecho en el tercer partido : victoria por 115-107 para igualar el cruce en 2 triunfos por lado.

Las estrellas de cada equipo, Nikola Jokic y Anthony Edwards, jugaron en altísimo nivel, pero la gran diferencia de la noche la marcaron sus complementos. El serbio encontró todo tipo de apoyo por parte de sus compañeros, mientras que Ant estuvo demasiado solo en el ataque local.

Jokic terminó la noche con 35 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias, mientras que Edwards sumó 44 tantos. El contraste pasó por lo bien que respondieron los compañeros del MVP de la actual temporada, sobre todo Aaron Gordon 27 puntos, 11 de 12 de campo– y Jamal Murray -19 puntos y 8 asistencias-, sacando a relucir su casta de campeón.

A diferencia de lo que ocurrió en la visita, lo del resto de los jugadores de Minnesota se quedó largamente en deuda. Especialmente un Karl-Anthony Towns que nunca encontró su partido: abrió con un 0 de 7 de campo y terminó con 13 puntos y un 5-18 de campo. A Rudy Gobert no le fue mucho mejor: 11 puntos y 14 rebotes, pero nulo impacto defensivo -un tapón-, además de 5 pérdidas y 5 infracciones.

Los de Finch necesitaban mucho más de su parte en un partido decisivo.

Incluso la batalla de las segundas unidades, usualmente favorable para los Timberwolves, terminó del lado de Denver: sus suplentes anotaron 27 puntos, contra 13 del dueño de casa. Lo cierto es que este domingo vimos a un equipo campeón, que sabe cómo moverse en estas instancias, enfrentando a otro en ascenso, con un monstruo como Edwards, pero también con asignaturas y lecciones pendientes en esta clase de desafíos.

Una acción en los instantes finales del primer tiempo sirvió para simbolizar lo que sucedió este domingo en Minneapolis. Denver se imponía por 10 puntos, pero los Timberwolves tenían la última bola como para llegar a los vestuarios en un solo dígito. Sin embargo, una pérdida de Edwards terminó en un pase largo de Jokic, para dos puntos fáciles de Porter.

No contento con eso, McDaniels buscó otro envío largo y exigido, que Murray interceptó y con un kilométrico y espectacular disparo, transformó en 3 puntos más para los Nuggets. Lo que pudo ser una diferencia de 7 u 8 puntos, en un abrir y cerrar de ojos se transformó en 15. Y más allá de los intentos de Edwards en el segundo tiempo, el local nunca se recuperó.

Por supuesto que la serie está muy lejos de estar terminada. El marcador está igualado y Minnesota ya demostro que puede ganar -y dominar- en Denver. Sin embargo, cuando hasta hace un par de días la temporada de los Nuggets parecía estar acercándose a su final, los de Michael Malone dieron otra muestra de jerarquía y personalidad

Denver siempre parece tener un as bajo la manga para contrarrestar las propuestas de sus rivales y en este caso, han logrado apagar esa apabullante defensiva mostrada por Minnesota en el inicio de la serie. En 48 horas, el enfrentamiento ha dado un giro de 180 grados, dejando la mesa servida para un apasionante quinto partido, el próximo martes en el Ball Arena.

Fuente: NBA.COM

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba