HISTORIA Y CULTURA

La llevada de Guajolote, antigua tradición de las bodas en Oaxaca

La tradicional llevada de guajolote, en Oaxaca, sigue vibrando con la misma intensidad y significado que en tiempos pasados.

A 07 de abril del 2024.- En el rico tapiz de tradiciones que adornan las festividades en Oaxaca, la “llevada de guajolote” emerge como una celebración singular, especialmente en la comunidad de Ocotlán de Morelos.

Dos días antes de una boda, este evento no solo marca el camino hacia la unión matrimonial, sino que también simboliza la prosperidad y la unión entre las familias.

Foto: Pinterest

¿Cómo es la “llevada de guajolote” en Oaxaca?

La “llevada de guajolote” es una expresión de gratitud y buena voluntad. La familia del novio se prepara con una serie de obsequios que van más allá de los convencionales.

Además de la tradicional pasta para mole, incluyen algunos guajolotes adornados con moños, pan, chocolate, mezcal y flores.

Se trata de una muestra de generosidad que refleja el deseo de abundancia y prosperidad para la nueva familia que está por formarse.

Este ritual se acompaña del desfile de guajolotes por las calles de Ocotlán de Morelos, el cual es un espectáculo colorido y emotivo. A medida que la caravana avanza hacia la casa de la familia de la novia, el ambiente se llena de expectación y alegría.

La entrega de los guajolotes representa mucho más que un regalo material; es un símbolo de respeto, compromiso y deseo de fortuna para el futuro.

La fiesta previa a la boda

Cuando la familia del novio llega al hogar de la novia, se les recibe con calidez y alegría. La ceremonia se lleva a cabo frente al altar del hogar, donde la pareja presenta oficialmente su compromiso ante sus seres queridos. Es un momento de gran significado, equiparable a la pedida de mano en otras tradiciones.

La “llevada de guajolote” a menudo se confunde con la boda misma debido a la magnitud de la celebración.

Esto se debe a que la casa de la novia se transforma en un escenario de música en vivo y festividad, donde los invitados comparten momentos de alegría y camaradería.

La banda de música entona melodías tradicionales, como el Jarabe de Ocotlán, que celebra la aceptación del compromiso por parte de ambas familias.

El simbolismo del guajolote

En el corazón de esta tradición yace el simbolismo del guajolote como portador de abundancia y prosperidad. Este noble animal, considerado sagrado en muchas culturas indígenas de México, representa la sustancia y la seguridad económica para las familias. Al regalar guajolotes, la familia del novio expresa su deseo de que el hogar de la pareja esté siempre lleno de bienestar y prosperidad.

Por ello, la “llevada de guajolote” no es solo una fiesta, es un acto de amor, respeto y esperanza hacia el futuro.

Fuente: MX DESCONOCIDO

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba