DEPORTES

Muere Bill Walton, leyenda de la NBA, a los 71 años

El apodado The Big Red Head por su característico color de pelo -pelirrojo- y por su alta estatura -2,11 metros-, jugó en la NBA durante diez temporadas.

A 28 de mayo del 2024.- El exjugador estadunidense de baloncesto Bill Walton, dos veces campeón de la NBA y miembro del prestigioso Salón de la Fama, ha fallecido este lunes a los 71 años víctima de un cáncer, ha confirmado la liga norteamericana.

El californiano, apodado The Big Red Head por su característico color de pelo -pelirrojo- y por su alta estatura -2,11 metros-, jugó en la NBA durante diez temporadas, entre la década de los setenta y la de los ochenta, después de sobresalir en la NCAA con UCLA en un equipo en el que también estaban John Wooden y Lew Alcindor, posteriormente Karim Abdul-Jabbar.

Ya en la máxima liga norteamericana, militó entre 1975 y 1978 en Portland Trail Blazers, donde conquistó el anillo en 1977, año en el que fue MVP de las Finales, y se llevó un MVP de la NBA en 1978. Tras ello, jugó con San Diego Clippers/Los Angeles Clippers y Boston Celtics, equipo en el que logró su segundo título en 1986.

Tras retirarse, Walton, padre del jugador y entrenador Luke Walton, ejerció como comentarista. Este lunes, murió «rodeado de su familia» y tras «una prolongada batalla contra el cáncer», según señala la NBA.

El comisionado de la NBA, Adam Silver, describió a Bill Walton como alguien «verdaderamente único». «Como jugador del Salón de la Fama, redefinió la posición de pívot. Sus habilidades únicas y versátiles lo convirtieron en una fuerza dominante en UCLA y lo llevaron a ser MVP de la temporada regular y de las Finales de la NBA, dos campeonatos y un lugar en los equipos del 50º y el 75º aniversario de la NBA», apuntó.

Posteriormente, llevó «su contagioso entusiasmo y amor por el juego a la transmisión», donde ofreció «comentarios perspicaces que entretuvieron a generaciones de aficionados al baloncesto». «Su entusiasmo por la vida era habitual en los eventos de la liga, siempre optimista, sonriendo de oreja a oreja y buscando compartir su sabiduría y calidez», indicó.

«Atesoraba nuestra estrecha amistad, envidiaba su energía ilimitada y admiraba el tiempo que dedicaba a cada persona que conocía. Como miembro querido de la familia de la NBA durante 50 años, Bill será profundamente extrañado por todos aquellos que llegaron a conocerlo y amarlo. Mi más sentido pésame a la esposa de Bill, Lori; a sus hijos, Adam, Nate, Luke y Chris; y sus muchos amigos y colegas», finalizó.

Fuente: LA JORNADA

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba