SALUD Y BIENESTAR

Consumir aceite reutilizado podría causar daños neurodegenerativos: estudio

Se requieren más estudios para saber los efectos en el hombre

A 28 de marzo del 2024.- Un nuevo estudio reveló que el consumo de aceites de cocina fritos reutilizados causa niveles más altos de neurodegeneración en pruebas de laboratorio realizadas en ratas y en sus crías. Sin embargo, aún se requieren análisis adicionales para conocer los efectos en la salud humana, así lo informó la agencia de noticias Europa Press.

“Freír a altas temperaturas se ha relacionado con varios trastornos metabólicos, pero no se han realizado investigaciones a largo plazo sobre la influencia del consumo de aceite frito y sus efectos perjudiciales para la salud“, indicó Kathiresan Shanmugam, profesora asociada de la Universidad Central de Tamil Nadu en Thiruvarur (India) y directora del equipo de investigación.

“Hasta donde sabemos, somos los primeros en informar que la suplementación a largo plazo con aceite frito aumenta la neurodegeneración en la descendencia de primera generación”, agregó.

De acuerdo con la investigación, reutilizar el mismo aceite para freír es una práctica común tanto en hogares como en restaurantes. Sin embargo, al hacerlo se eliminan muchos de los antioxidantes naturales y beneficios para la salud del aceite. Además de que puede contener componentes nocivos como acrilamida, grasas trans, peróxidos y compuestos polares.

Los expertos destacaron que aún se necesitan estudios clínicos en humanos para evaluar los efectos adversos del consumo de alimentos fritos, especialmente aquellos elaborados con aceite que se usa repetidamente, así como para determinar que la suplementación con ácidos grasos omega-3 y nutracéuticos como la curcumina y el orizanol podría ser útil para reducir la inflamación del hígado y la neurodegeneración.

Como siguiente paso, a los investigadores les gustaría estudiar los efectos del aceite para freír en enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, así como en la ansiedad, la depresión y la neuroinflamación.

También les gustaría explorar más a fondo la relación entre la microbiota intestinal y el cerebro para identificar nuevas formas potenciales de prevenir o tratar la neurodegeneración y la neuroinflamación.

¿Cómo fue posible saber esto?

Para explorar los efectos a largo plazo del aceite para freír reutilizado, los investigadores dividieron ratas hembras en cinco grupos. Cada uno de los grupos recibió comida estándar sola o comida estándar con 0,1 ml por día de aceite de sésamo sin calentar, aceite de girasol sin calentar y aceite de sésamo recalentado o aceite de girasol recalentado durante 30 días. Los dos últimos aceites, simularon aceite para freír reutilizado.

En comparación con los otros grupos, las ratas que consumieron aceite de sésamo o de girasol recalentado mostraron un mayor estrés oxidativo e inflamación en el hígado. Estas ratas también mostraron daños significativos en el colon que provocaron cambios en las endotoxinas y lipopolisacáridos (toxinas liberadas por ciertas bacterias).

Como resultado, el metabolismo de los lípidos hepáticos se alteró significativamente y se redujo el transporte del importante ácido graso omega-3 DHA del cerebro. Lo que a su vez resultó en neurodegeneración que se observó en la histología cerebral de las ratas que consumieron el aceite recalentado, así como en la de sus crías.

Además, estudios adicionales en los que se utilizó glutamato monosódico para inducir neurotoxicidad en la descendencia mostraron que las crías que consumieron aceites recalentados tenía más probabilidades de mostrar daño neuronal que el grupo de control que no recibió aceite o los que recibieron aceite sin calentar.

Fuente: UNO TV

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba